Asegura AMLO respeto entre los Poderes del Estado

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador recibió la tarde de hoy miércoles su constancia que lo acredita como el Presidente Electo de los Estados Unidos Mexicanos, acto realizado en la sede del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Al tomar la palabra, después de recibir su constancia, el ahora presidente Electo abrió su discurso al reconocer el trabajo que los dirigentes sociales ya fallecidos realizaron para llegar a cumplir con esta cuarta transformación del país, al mismo tiempo que destacó la fecha de nacimiento del líder agrario Emiliano Zapata; además de mencionar la memoria de “un amigo entrañable, Jaime Avilés”.

Después de ello, Andrés Manuel López Obrador dijo que participa en este acto de entrega de constancia “con entusiasmo y solemnidad en este importante acto, en el que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), me ha entregado la constancia que me acredita como Presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos. Rindo homenaje al pueblo de México, por su inminente devoción democrática, agradezco a los ciudadanos que confiaron en mí y la madurez política de quienes aceptaron los resultados electorales”, enfatizó.

Calificó como momento histórico y con enseñanzas las elecciones del 1 de julio pasado, pero consideró que lo más importante fue la participación de la ciudadanía, con una conciencia cívica y por el hartazgo que tiene la sociedad en sus gobiernos.

“Nos corresponde afinar correctamente los sentimientos del pueblo al emitir su sufragio y ser escrupulosos de ese mandato, considero que la gente votó por un gobierno honrado y justo, en mi interpretación, la mayoría de los mexicanos están hartos de la prepotencia, del nepotismo, de la ineficiencia y desean con toda el alma poner fin a ello”.

Otro dato pronunciado por el Presidente Electo es que “millones de compatriotas aspiran a vivir en una sociedad mejor, sin la monstruosa desigualdad económica y social que padecemos; incluso, los sectores de la clase media y de los más acaudalados manifestaran con su voto el deseo de ayudar al prójimo, que el gobierno ha de representar a todos, pero debe dar preferencia a los pobres y los olvidados de México”.

López Obrador no omitió hablar de la violencia que se vive en el país, pero que debe ser combatida desde su origen, investigar sus causas y trabajar para reconstruir la paz nacional en la justicia.

Entre las muchas lecciones del 1 de julio, destacó una que tiene que ver con los dirigentes políticos y los servidores públicos, “la gente votó para que exista en México un verdadero estado de derecho, el pueblo quiere legalidad, no la simulación que en la aplicación de la ley existe desde el Porfiriato. Votaron también para que se ponga fin a las imposiciones y fraudes electorales, quieren castigos por igual para políticos corruptos y delincuente comunes, de cuello blanco. Que los encargados de impartir justicia no actúen por consignas, que tengan el arrojo para sentirse libres para aplicar que al margen de la ley nada, y por encima de la ley, nadie.”

Dejó bien en claro, que ya como Presidente de la República habrá respeto con los otros dos poderes del Estado y los gobiernos soberanos, pues con él no existirá el Ejecutivo con superpoderes, no habré de entrometerme de manera alguna en las resoluciones que les corresponden. En el nuevo gobierno el Presidente de la República no tendrá palomas mensajeras, ni halcones para presionar, cuando se trabaje en el análisis y ejecución de sus análisis, el Ejecutivo no será más el poder de los poderes, ni buscará someter a otros poderes, cada quien actuará en el ambiro de su competencia y la suma de los trabajos independientes fortalecerá la República y el estado de derecho, se transitará del ideal a la realidad. No olvidemos que debemos la apertura de estos nuevos horizontes al pueblo, al soberano, que está por encima de estos grupos, por poderosos que sean o parezca. Quedó demostrado en la elección del 1 de julio, que la voluntad democrática de la ciudadanía puede renovar a las instituciones y fortalecerla”.

Andrés Manuel López Obrador pidió no desaprovechar este momento de condiciones políticas inmejorables, para llevar a cabo la cuarta transformación del pueblo de México, porque fue el pueblo el que conquistó sus propios derechos y marcó su destino. Además, dijo que no tendrá tentaciones para no actuar en base a sus principios, pues el pueblo merece vivir en paz, con justicia y con libertad.

“Solo me resta decir que siempre he actuado guiado por principios y soy perseverante, ninguna tentación me quitará la autenticidad, ni desviará mi camino en la búsqueda del humanismo. Voy a cumplir todos los compromisos de campaña, no le voy a fallar a los ciudadanos y seré fiel a todos mis actos, el único que manda en el país es el pueblo”, concluyó.