Operación de entidades bajo Ley Fintech requerirá de autorización CNBV

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó que derivado de la publicación de la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnologías Financieras (Ley Fintech), se reglamentaron nuevas actividades para cuya realización se requiere de una autorización por parte de las autoridades financieras, pues de lo contrario se estaría actuando al margen de la Ley.

En un comunicado, detalló que conforme a ello existirán dos tipos de Instituciones de Tecnología Financiera (ITFs), que son las de pago electrónico y las de financiamiento colectivo.

De acuerdo con lo señalado por las disposiciones tercera y séptima transitorias de la Ley Fintech, la CNBV contará con plazos de seis, 12 y 24 meses para emitir las disposiciones de carácter general que serán aplicables a las ITFs.

El desarrollo de estas disposiciones, al igual que del proceso de elaboración de la Ley, se lleva a cabo en un marco de colaboración con otras autoridades y con los gremios participantes en dichas actividades, de forma tal que la regulación pueda fomentar la viabilidad del negocio.

En ese sentido, tras la publicación de las primeras disposiciones de carácter general en el próximo mes de septiembre, las sociedades interesadas en realizar actividades previstas en la Ley Fintech podrán acudir a la Comisión para solicitar autorización para operar.

Por su parte, las entidades que ya realizaban estas actividades previo a la publicación de la ley se mantienen en operación y estarán obligadas a solicitar autorización en un plazo no mayor a 12 meses a partir de la entrada en vigor de las disposiciones referidas.

La CNBV recordó que la Ley Fintech es pionera a nivel global en la regulación de un sector dinámico y accesible a más usuarios, por lo que su publicación “busca proveer de un marco que otorgue certidumbre jurídica a todos los participantes en el sector, además de fomentar su sano desarrollo, procurando mantener la estabilidad del sistema financiero en protección de los intereses del público”.

El organismo regulador reiteró el compromiso de mantenerse a la vanguardia en la regulación y supervisión de nuevos participantes, siempre en aras de una mayor inclusión financiera, competencia y estabilidad del sistema financiero mexicano.