Identidad digital, impacto mayor en turismo y finanzas: WEF

La identidad digital en la era de la cuarta revolución industrial tendrá mayor impacto en diversas áreas de la actividad humana como el turismo, las finanzas o el uso de dispositivos tecnológicos, advirtió el Foro Económico Mundial (WEF).

De acuerdo con el informe Digital identity: On the threshold of a digital identity revolution, el concepto de identidad ha existido por mucho tiempo como una forma verificable y confiable para interactuar con el mundo, pero este requisito cobrará mayor relevancia en los siguientes años.

Una de las áreas con mayor impacto será el turismo, pues a medida que el mundo y los viajes se digitalicen, la identidad digital jugará un papel clave, ya los turistas podrán identificarse con precisión en todo momento ante la persistencia de amenazas de seguridad.

El WEF enfatizó su importancia ante la previsión de un crecimiento del 50 por ciento en los viajes transfronterizos en los próximos diez años, tiempo en el que se alcanzarán las mil 800 millones de llegadas internacionales para 2030.

Consideró que ante un panorama geopolítico complejo marcado el aumento de terrorismo como una mayor presencia de populismo y xenofobia, las libertades adquiridas por los ciudadanos para viajar por el mundo pueden revertirse.

Además, consideró que mientras la infraestructura de seguridad actual se ha rebasado y los viajeros enfrentan mayores riesgos y estrictos requisitos de seguridad que infringen la privacidad, en la medida que la cantidad de pasajeros continúe creciendo, los costos del sistema de seguridad de la aviación alcanzarán niveles insostenibles en los próximos 15 o 20 años, por lo que si no se toman medidas, el problema llegara un punto de inflexión.

En ese sentido, sostuvo que el uso de tecnologías como la biometría, criptografía u otras pueden ayudar a examinar a los viajeros con anticipación al identificar a los turistas de bajo riesgo más rápidamente.

Por otra parte, la identidad digital en los dispositivos como teléfonos móviles también tendrá gran impacto, pues para 2030 Gartner estima que la cantidad de cosas conectadas en uso en todo el mundo alcanzará los 20 mil 400 millones.

Ante esa cantidad de dispositivos conectados será indispensable que permitan realizar transacciones confiables y seguras, pero con mecanismos de identidad que aborden los desafíos de escalabilidad, gobernanza, privacidad, espacio de dominio, dispositivos complejos y relaciones entre máquinas, que incluyen múltiples modelos de infraestructura y propiedad de dispositivos, y diferentes mecanismos de administración de acceso para máquinas tanto reales como virtuales.

Abundó que actualmente se desarrollan varios estándares en diferentes áreas de Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) para que operen sin problema los dispositivos sin importar quien los fabrique.

En lo que respecta a las instituciones financieras, el informe señala que son las únicas que pueden verificar la información del usuario y el sector está posicionado como candidato principal para actuar como proveedores de identidad confiable, a pesar de algunos obstáculos y costos en los procesos manuales.