AMLO no es un peligro para México, sino una alternativa, dice Gil Zuarth

CIUDAD DE MÉXICO.- El panista Roberto Gil Zuarth se sumó a la ola de políticos que ya no consideran a Andrés Manuel López Obrador un peligro para México y aseguró que al político tabasqueño hay que escucharlo.
“Nunca hemos tenido a Andrés Manuel López Obrador sentado en la mesa y hay que asumir que representa una parte de la sociedad que no puede ser excluida, es momento de dejarnos de aquel cuento del peligro para México”
Para Gil Zuarth, el relato de “peligro para México” ya caducó y no es persuasivo para la situación actual porque hay mucha gente que ve en Andrés Manuel una alternativa.
SOLICITA LICENCIA EN EL SENADO
El senador Roberto Gil Zuarth, uno de los llamados panistas rebeldes, se dio por vencido en ir contra de la dirigencia nacional de su partido y anunció este martes que devolverá el escaño a la bancada, pues solicitará licencia en la cámara alta para dedicarse a otra actividad, lejos de la política partidaria.
Es momento de empezar otra nueva etapa en la vida, no creo que deba seguir insistiendo en una serie de cosas que he venido diciendo durante mucho tiempo, sobre el estado que guarda mi partido, sobre la situación que tiene mi partido, y sobre todo porque el PAN me dio muchas oportunidades: soy senador de representación proporcional y ese lugar le corresponde al partido”, dijo.
Gil Zuarth calificó su decisión como “un retiro voluntario, esperando que en una u otra oportunidad pueda volver a hacer política”, pero desde afuera de los espacios del partido.
Sin embargo, aclaró que no renunciará a su militancia panista, solamente se hará a un lado “para no estorbar” a la dirigencia, sobre todo a Ricardo Anaya, quien busca la presidencia de la República.
Yo le deseo la mejor de las surtes a Ricardo Anaya y espero que ganando o perdiendo le dé al PAN la libertad que requiere para poder reconstruirse”, expuso.
El panista aseguró que no busca un hueso político, por lo que no se sumará a la campaña presidencial de José Antonio Meade, como lo hizo otro de los panistas rebeldes, Javier Lozano, y tampoco con López Obrador.