4 claves para no ser esclavo de tu negocio

Con frecuencia, las cosas que creamos -nuestro negocio- empiezan a ser cadenas sobre nuestras vidas. Nos volvemos despistados por los problemas y terminamos como el sirviente en vez del maestro de nuestra compañía.

Si no tienes cuidado, tu negocio puede toma todo de ti y llevarte al agotamiento y a la frustración. Tirar la toalla e ir a trabajar a J.O.B. puede sonar atractivo cuando inconscientemente rendimos nuestra libertad.

Con frecuencia culpamos al negocio, pero en realidad, la falta de libertad es culpa de nosotros. Es fácil culpar a las circunstancias fuera de nuestro control, pero la culpa nos quita el poder de cambiar. Nosotros somos el problema, pero también somos la solución.

Para ganar libertad, asegúrate de cumplir estas cuatro claves.

1. Entrenamiento
El constante entrenamiento y la mejora no sólo emplea comprensión y habilidades sino también el corazón detrás de las tareas es crucial para la libertad. Mientras más miembros del equipo entiendan por qué tu compañía hace las tareas, más libertad tendrás.

Cada tarea incluye tanto ciencia como arte. Las compañías con frecuencia se detienen a pensar en lo que hacen y no hacen, pero no en lo que tiene que ver con el corazón ni el arte. Enseña el arte detrás de las tareas y crea un grupo de personas con habilidades sobresalientes que piense en eso. Entrena a los empleados para que no te necesiten para actuar o tomar decisiones para alcanzar un nuevo nivel de libertad.

2. Finanzas personales
Si no eres cuidadoso, te puedes volver esclavo del dinero, expandiendo tu estilo de vida al punto donde te robe la libertad. Necesitas bajar los costos de tu estilo de vida y dejar espacio para el ahorro.

Mantener la libertad de elección y la del tiempo es prioridad sobre los sueldos grandes, lo que te llevará a tener unas mejores finanzas en el largo plazo. Asegúrate de mantener tu deuda personal baja o no existente y eso te ayudará en tu búsqueda de libertad.

3. Prioriza
La lista de cosas por hacer nunca termina cuando manejas tu propio negocio. Eso puede volverse apabullante y con frecuencia la solución que le damos es priorizar lo pequeño; las tareas que tienen menos significado que las que son urgente. Eso es porque son fáciles de completar y nos hacen sentir bien.

Sin embargo, otra clave de la libertad es priorizar tareas que multiplican tu tiempo sobre las pequeñas. Configurando sistemas y entrenando tareas hoy multiplicarás tu tiempo en el futuro, llevándote a la libertad mañana. Prioriza tareas para crear más libertad en el futuro sobre las tareas de hoy para encontrar libertad que perdura.

4. Límites
Cuando amas tu negocio, los límites pueden ser difíciles. Nuestro negocio es extensión de nosotros y la línea borrosa entre jugar y trabajar está ahí. Sin embargo, una total falta de límites te robará tu libertad. Establece límites de tiempo cuando estás trabajando y cuando estás descansando. Apegarte a esos horarios te llevará tanto a la productividad como a la libertad. La disciplina con límites te llevará a una libertad más grande.

Suena extraño, pero para ganar libertad necesitamos ser disciplinados. La falta de disciplina en alguna de las tareas te llevará a una falta de libertad tarde o temprano. La verdadera libertad pasa cuando eliges una falta de libertad temporal por mucho más mañana. Escoge ahora, o toma la decisión a través de la consecuencia.

Si encontraste libertad quiere decir que has estado tomando pequeños pasos hacia ella hoy que te llevarán a más mañana. El tiempo y el enfoque arreglan muchos tropiezos y errores pasados.

¿Y tú tienes libertad en tus negocios?